Posts Tagged ‘bienestar’

Educar en las emociones desde la infancia, la clave del bienestar en un futuro

Jueves 19 enero 2012 12:40
Escrito por Salomé Altimira Herce

Los adultos empezamos ya a ser conscientes de la importancia que tienen las emociones en nuestro desarrollo personal, bienestar y rendimiento físico y mental, y del papel que las emociones juegan en nuestra vida diaria, así como del valor añadido que es saber autogestionarlas para obtener lo mejor de nosotros mismos. Pero en este campo, es prioritario y a la vez urgente ir más allá y apostar por educar en las emociones desde la infancia, no sólo para que nuestras futuras generaciones gocen de un mayor bienestar, sino también para empezar a construir una sociedad mucho más autoconsciente, equilibrada y, por qué no, más feliz. Si nos preocupamos por su educación escolar, ¿por qué no podemos hacerlo por su educación emocional, si además de ella depende un buen rendimiento académico?

Uno de nuestros referentes, Daniel Goleman, se muestra contundente en este aspecto, afirmando que “a lo largo de la vida resultan esenciales una mayor autoconciencia, una mayor capacidad para dominar las emociones perturbadoras, una mayor sensibilidad frente a las emociones de las demás y una mejor habilidad interpersonal. Pero los cimientos de estas aptitudes se construyen en la infancia”. Los padres debemos ser guías y a la vez coestudiantes en el camino de aprendizaje emocional de los niños y proporcionarles la preparación interior necesaria para enfrentarse a los desafíos y a las oportunidades de la vida.

Linda Lantieri describe en su libro Inteligencia emocional infantil y juvenil las habilidades a desarrollar desde la infancia, con los padres como guías:
-Autoconciencia: enseñar a los pequeños a identificar los pensamientos y sentimientos y notar cómo influyen en las decisiones y las acciones.
-Autoconciencia social: identificar y comprender los pensamientos y los sentimientos de los demás desarrollando empatía y adaptándose al punto de vista de otros.
-Autogestión: dominar las emociones para que faciliten la tarea que se está realizando y no interfieran en ella, y hacer frente a los obstáculos que puedan aparecer.
-Toma de decisiones responsable: generar, ejecutar y evaluar soluciones positivas e informadas a los problemas y considerar las consecuencias a largo plazo de las acciones para uno mismo y para los demás.
-Habilidades interpersonales: expresar rechazo a las presiones negativas de compañeros y trabajar para resolver conflictos con el objetivo de mantener unas relaciones sanas y gratificantes con el resto del grupo.

Pero, ¿cómo pueden conseguir estas habilidades? Aprendiendo a reconocer sus emociones y cómo cambia su estado emocional ante situaciones concretas. El autoconocimiento de sus reacciones provocará que el niño, cuando se sienta invadido por emociones negativas, sepa reconocerlas previamente y tener herramientas que le permitan reaccionar ante éstas: ya sea mediante la respiración profunda, la evocación de imágenes positivas para crear nuevos anclajes en el cerebro, técnicas de relajación… Todas ellas, pero, deben basarse en la experiencia directa, es decir, si optamos por técnicas de relajación, el niño debe experimentar cómo la tranquilidad afecta a su cuerpo y a sus sentidos.

Ayudar a los niños a conocer y dominar sus emociones es una inversión de futuro. Lantieri afirma que los niños y jóvenes que poseen estas habilidades sociales y emocionales “son más felices, tienen más confianza en si mismos y son más competentes como estudiantes, miembros familiares, amigos y trabajadores”.  Si esto es cierto, el trabajo previo de educación emocional, vale la pena.

Lectura recomendada: Inteligencia emocional y juvenil, de Linda Lantieri.

Transcripción de la entrevista a Linda Lantieri, por Eduard Punset

La resiliencia. Qué es y cómo se construye

Martes 18 octubre 2011 14:05
Escrito por Salomé Altimira Herce

La resiliencia es la capacidad que tienen las personas de afrontar situaciones adversas, contratiempos o periodos de dolor emocional, saliendo fortalecidas y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. Nos habremos preguntado muchas veces por qué algunas personas pueden hacer frente a las pruebas más duras de la vida, recuperándose rápidamente de las adversidades, mientras que otras se sienten superadas por el más pequeño obstáculo e invadidas por sentimientos como el dolor, el desamparo o la desesperanza. ¿Por qué hay personas que se recuperan emocionalmente más rápido que otras ante, por ejemplo, situaciones adversas en el terreno personal, como una separación matrimonial, la muerte de un ser querido o una enfermedad, o en el ámbito profesional, como un despido o una destitución de cargo? En este proceso de recuperación emocional juega el papel principal la resiliencia, que nos proporciona la fortaleza emocional que nos permitirá afrontar adversidades y mejorar nuestra capacidad para superarlas.

Sobre la resiliencia existe un interesante libro, El poder de la resiliencia, de dos especialistas en este tema, Robert Brooks y Sam Goldstein, en el que nos acercan las que ellos consideran que son las diez claves para una vida resiliente. Según Brooks y Goldstein, estas claves son:

1)     Cambiar los diálogos de la vida: rescribir tus guiones negativos.

2)     Elegir el camino que te lleve a ser resiliente al estrés en vez de estar estresado.

3)     Ver la vida a través de los ojos de los demás.

4)     Saber comunicar.

5)     Aceptarse a uno mismo y a los demás.

6)     Establecer contactos y mostrar compasión.

7)     Saber lidiar con los errores.

8)     Saber manejar el éxito construyendo islas de competencia.

9)     Desarrollar la autodisciplina y el autocontrol.

10)  Las lecciones de la resiliencia: mantener un estilo de vida resiliente.

Del mismo modo que en la inteligencia emocional, en la que Daniel Goleman destacó la autogestión o autocontrol como el elemento clave para conseguirla, en la construcción de resiliencia, el autocontrol juega también un papel importantísimo, siendo una habilidad que hay que empezar a desarrollar desde la infancia. Una de las formas más efectivas para conseguir autocontrol es alcanzar y mantener un estado de coherencia fisiológica, entendido como el equilibrio perfecto entre corazón, mente y emociones, que podemos conseguir con herramientas como la tecnología emWave. Cuanta mayor coherencia, más autocontrol y cuanto más autocontrol más capacidad de resiliencia y, por tanto, más bienestar y mejor rendimiento personal y profesional. Es importante, pues, que eduquemos a nuestra mente en la construcción de esta importante habilidad y capacidad que es la resiliencia.

Lectura recomendada: El poder de la resiliencia. Cómo superar los problemas y la adversidad, de Robert Brooks y Sam Goldstein.

Y próximamente: “La importancia de las emociones. Educar emocionalmente desde la infancia”

Bienvenidos y bienvenidas a este nuevo espacio

Jueves 20 enero 2011 13:46
Escrito por Rosó Marcellés Doménech
La unión hace la fuerza

A mayor bienestar, mejor rendimiento

¿Qué entendemos por bienestar? ¿Y que entendemos por rendimiento y eficacia? ¿Qué relación tiene el bienestar con el rendimiento y la eficacia personal, profesional o académica? ¿Cómo podemos conseguirlo?  Son algunas de las preguntas a las que intentaremos dar repuesta desde este nuevo espacio que hemos puesto en marcha con el deseo que se convierta en un foro no sólo de conocimiento y aprendizaje, sino también de debate.

Desde este blog deseamos poner un granito de arena en educar en el bienestar y la optimización del rendimiento introduciendo ítems relacionados con estos conceptos. Así, hablaremos del ser humano como ser integral; de los pensamientos, los sentimientos y las emociones; de la importancia de conocer nuestro cerebro y sus partes para sacar el máximo provecho de él; de inteligencia emocional y rendimiento; de autoconciencia y autocontrol emocional como pilares del autoliderazgo; de la importancia de la escucha mas allá de una actitud; de la coherencia y la construcción de resiliencia; de herramientas prácticas y objetivas para alcanzar el bienestar, el rendimiento y la eficacia… y de un largo etcétera que estamos seguras que os pueden ayudar a conocer un poco más y a profundizar en aspectos vitales que condicionan profundamente nuestro día a día personal, profesional, académico y familiar.

Los primeros posts, a modo de introducción, serán genéricos y conceptuales para los menos familiarizados con la terminología, para entrar posteriormente y de manera gradual en la profundización del bienestar y el rendimiento en los ámbitos de las organizaciones empresariales, la educación el deporte y el mundo clínico.
Cada post tiene como objetivo ser una prolongación del anterior y un previo del posterior, a modo de capítulo.

También comentaremos artículos publicados en periódicos y revistas, y estudios realizados, mostraremos vídeos y recomendaremos libros relacionados con el tema tratado. La finalidad es mantener vuestro interés y que semana tras semana leáis y comentáis los posts. ¡Deseamos que os agrade y que podamos contar con vuestra colaboración!

Y la próxima semana… “El ser humano, un ser integral”