Lateralidad auditiva y comunicación

Jueves 9 junio 2011 09:12
Escrito por Salomé Altimira Herce

Saber escuchar representa saber integrar el mensaje y facilitar una buena comunicación con uno mismo y con los demás. Una escucha óptima conduce a una comunicación de calidad, y la lateralidad auditiva o dominancia involuntaria de escuchar por un oído o por otro, condiciona esta buena calidad de la comunicación. De la lateralidad auditiva y de su relación con la comunicación, hablaremos en este post.

La lateralidad es la preferencia involuntaria que muestran la mayoría de los seres humanos por un lado de su propio cuerpo. La información que recibimos por el oído derecho, pasa al hemisferio izquierdo del cerebro, el del lenguaje y la buena comunicación, mientras que la información que recibimos por el oído izquierdo es procesada por el hemisferio derecho del cerebro, el de las emociones.

La lateralidad auditiva derecha, proyectada en el hemisferio izquierdo, implica rapidez de integración de los mensajes recibidos, claridad de la información, eficacia de memorización y explotación intensiva de los datos para una respuesta adaptada y rápida. Es decir, una comunicación y un lenguaje fluidos. En cambio, en la persona que tiene predominancia del oído izquierdo-hemisferio derecho, las emociones surgirán con más facilidad, y esto tendrá un impacto negativo en la habilidad para analizar objetivamente la información y comunicar.

Al estar sometidos a fatiga, estrés o tensión psicoemocional, nuestro cuerpo invierte la dominancia de la escucha y pasamos de escuchar con preferencia del derecho al izquierdo, dificultando nuestra comunicación. ¡A todos, cuando estamos fatigados o angustiados, nos cuesta más verbalizar y expresar lo que pensamos!

La predominancia de la escucha a través del oído izquierdo de manera reiterada, conlleva trastornos de lateralidad auditiva, como los de referencia espaciotemporales, en el que al faltar los conceptos de tiempo y espacio, el individuo se siente desorientado, incapaz de distinguir a veces su derecha y su izquierda, convirtiéndolo en una persona dubitativa, con falta de dirección e incómoda con los desplazamientos de su cuerpo. Más centrados en la comunicación, se encuentra la dislexia, con inversiones de letras y sonidos, y el tartamudeo, en el que a veces existe movilización simultánea de los circuitos diestros y zurdos. Una lateralidad auditiva izquierda tiene asimismo incidencias en la velocidad verbal y la voz hablada: la producción verbal se ralentiza, el discurso está salpicado de monosílabos,  por ejemplo “pues” o “mmmm”, que se corresponden al tiempo que la persona necesita para oír lo que acaba de pronunciar,  y en el timbre: la voz se vuelve monótona.

Todo ser humano requiere de un diálogo, de un equilibrio entre hemisferios cerebrales con predominancia de escucha a través del oído derecho sobre el izquierdo, con el objetivo que el cerebro reciba y procese correctamente la información sensorial y se eviten trastornos que incidan directamente sobre nuestra salud física y mental y, en consecuencia, en nuestro bienestar y rendimiento.

Lectura recomendada: El oído y el lenguaje, del Dr. Alfred A. Tomatis

Y la próxima semana: “Cómo recuperar la escucha. El método Tomatis”

1 Respuesta “Lateralidad auditiva y comunicación”

  1. Rodrigo Albizu dice:

    Me parecen MUY interesantes vuestros artículos.

    Ultimamente estoy oyendo sobre los sonidos isotrónicos para estimular y desarrollo del cerebro. ¿Teneis idea de publicar algo sobre el tema y poder “escuchar” dichos sonidos?

    Gracias por vuestras noticias

Deja un comentario

Conectar con tu cuenta de Facebook



dos + = 5

Conectar con tu cuenta de Twitter

Código Seguridad: